sábado, 27 de agosto de 2011

LA PREVENCIÓN DE ENFERMEDADES CARDIOVASCULARES


El riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular es posible reducirlo mediante la eliminación de los factores de riesgo que se pueden controlar y el cuidado de los factores de riesgo que no se pueden controlar.

Los factores de riesgo

Los factores de riesgo para todas las enfermedades crónicas están encabezados por los siguientes: el hábito de fumar, una alimentación inadecuada y el estilo de vida sedentario. Un estilo de vida más saludable puede ayudar a prevenir las cardiopatías (enfermedades del corazón). Esto incluye lo siguiente:
-       Eliminar el consumo de los productos derivados del tabaco.
-       Seguir una dieta saludable para el corazón.
-       Seguir un programa de ejercicios adecuado.

Eliminar el consumo de los productos derivados del tabaco

Hay que ser consciente de que todos los productos del tabaco, y no sólo los cigarrillos, están incluidos en los factores de riesgo para las enfermedades crónicas. Y, aunque pueden existir ciertos usos médicos para los derivados de algunas drogas aceptadas socialmente, como el alcohol, la nicotina no tiene ninguna utilidad terapéutica. En cuanto se deja de fumar, el cuerpo empieza a curarse por sí mismo de los efectos devastadores del tabaco.

Las enfermedades causadas por el fumar matan a miles de personas en nuestro país al año. Mucha gente sigue fumando o empieza a fumar todos los años. Cada vez es más alto el porcentaje de niños y adolescentes que componen la lista de nuevos fumadores Estos nuevos fumadores sustituyen, en muchos casos, a quienes dejan de fumar o mueren prematuramente de una enfermedad asociada con el hábito de fumar.

Los fumadores no sólo han aumentado su riesgo de padecer una enfermedad de los pulmones, incluido el cáncer de pulmón y el enfisema, sino que también han aumentado el riesgo de padecer enfermedades del corazón, ataque cerebral y cáncer en la boca.

Hechos a tener en cuenta

Es importante que se tengan en cuenta los siguientes hechos sobre el hábito de fumar y las enfermedades cardiovasculares:

-       Dos de cada cinco muertes relacionadas con el fumar son debidas a enfermedades cardiovasculares.
-       Fumar cigarrillos produce un riesgo mayor de enfermedad coronaria en las persones menores de 50 años.
-       Las mujeres que fuman y toman anticonceptivos orales tienen mucho mayor riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular o un ataque cerebral que las mujeres que toman anticonceptivos pero no fuman.

Por lo  que respecta al aumento de riesgos para el sistema cardiovascular, el fumar:
-       Causa aumentos inmediatos y a largo plazo de la presión de la sangre. 
-       Causa aumentos inmediatos y a largo plazo del ritmo del corazón. 
-       Reduce el gasto cardiaco y el flujo coronario de sangre. 
-       Reduce la cantidad de oxígeno que llega a los tejidos del cuerpo.
-       Modifica las propiedades de los vasos sanguíneos y de las células de la sangre - lo que permite que el colesterol y otras sustancias grasas formen concentraciones (se acumulen).
-       Contribuye a aumentar la presión de la sangre y aumenta el riesgo de formación de coágulos.
-       Daña los vasos sanguíneos. 
-       Duplica el riesgo de ataque cerebral isquémico (reducción del flujo de sangre al cerebro).
-       Además, el fumar se ha asociado con la depresión y con los trastornos psicológicos.

Adoptar una dieta saludable para el corazón

Uno de los aspectos para el control de los factores de riesgo de un ataque al corazón es seguir una dieta saludable para el mismo que incluya cantidades adecuadas de calorías, colesterol, grasas, fibra y sodio. Para intentar eliminar cualquier posible confusión, se ha establecido una pirámide de los alimentos y elaborado leyes para el etiquetado de los mismos. Mantener una dieta saludable y equilibrada para el corazón ayudará a conseguir lo siguiente:
-       Controlar los factores de riesgo para el ataque al corazón y la embolia cerebral.
-       Prevenir o controlar otras enfermedades crónicas.
-       Adelgazar y a aumentar el nivel de energía.
-       Mejorar el estado general de salud.

Seguir un programa de ejercicios adecuado

Una medida importantísima para reducir las posibilidades de tener un ataque al corazón es encontrar tiempo para hacer ejercicio. Hoy en día, con esta sociedad que vive a un ritmo tan rápido, la gente tiene que programar su tiempo para hacer ejercicio. Hay que elegir una actividad que guste y hablar con el médico sobre un plan de ejercicio que se adapte a las necesidades y a la capacidad individual.


domingo, 21 de agosto de 2011

ALIMENTOS CONTAMINADOS POR BACTERIAS

 
Las bacterias son microorganismos constituidos por una sola célula. Tal vez usted no las vea, huela o sienta pero están escondidas en todos lados: en el agua, en el aire, en el suelo, sobre y dentro de las personas, en los animales e incluso en su cocina y utensilios con los cuales prepara la comida. Son tan pequeñas que para verlas es necesario un microscopio.

Algunas son bastante inofensivas, incluso algunas son útiles, como las que se utilizan en la fabricación de queso o yogur. Otras producen la alteración de los alimentos y finalmente existe un grupo de bacterias llamadas patógenas, es decir, son capaces de producir enfermedades.

Su desarrollo

Para desarrollarse, las bacterias necesitan una temperatura adecuada, nutrientes, humedad, acidez y tiempo suficiente. Las bacterias responsables de las enfermedades transmitidas por los alimentos tienen una temperatura óptima de crecimiento de 37ºC. Pese a todo, pueden crecer a una velocidad considerable en un rango de temperatura que se halla entre los 5º C y 65º C.

Fuera de  estas temperaturas su capacidad reproductora se ve muy disminuida. A 100ºC (ebullición) las bacterias comienzan a morir y por debajo de 5ºC (refrigeración) su crecimiento es más lento. A los 0°C (congelación) quedan en estado latente pero no mueren

Las bacterias como todos los seres vivos, necesitan alimentarse para poder desarrollarse. Prefieren alimentos con un alto contenido de proteínas y humedad tales como carnes rojas, pollos, pescados o productos lácteos. Estos alimentos se los conoce con el nombre de alimentos de alto riesgo.

Algunas bacterias son capaces de multiplicarse por dos en solo 10-20 minutos, si se les proporciona las condiciones óptimas de nutrientes, humedad, Ph y calor.
Si se les da el tiempo suficiente, un número inicial de bacterias pequeño puede multiplicarse a tal punto que pueden llegar a causar una enfermedad transmitida por alimentos.  
Una sola bacteria puede llegar a producir 16 millones de bacterias en solo 8 horas.

Recomendaciones

El consumidor debe tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

-       No dejar los alimentos fuera de la nevera. Evite dejar los alimentos en la zona de peligro
-       No entibiar los alimentos. Caliente los alimentos en el horno o en la cacerola a temperaturas elevadas.
-       Entibiar los alimentos a temperaturas bajas favorece el desarrollo de las bacterias que pudieran haber quedado en el alimento.
-       Respetar las fechas de vencimiento de los alimentos.
-       Conservar los alimentos en las condiciones de almacenamiento que figuran en la etiqueta.

Fuentes de contaminación

A las bacterias las podemos encontrar en todas partes. Puede ser que estén en el aire, en el suelo, en los animales, en el agua e incluso en nuestra piel, ropa o saliva. Los lugares donde comúnmente se encuentran las bacterias se llaman fuentes de contaminación. Es muy importante que usted sepa cuáles son las fuentes de contaminación donde comúnmente se encuentran las Bacterias para poder proteger de manera más eficiente los alimentos que consume.

Las fuentes de contaminación más comunes son las siguientes:
-       Las personas
-       Los residuos
-       Los alimentos crudos
-       El agua
-       Los insectos y roedores
-       Los animales domésticos
-       El suelo
-       El aire
Normalmente las personas portan bacterias en su cuerpo. Estas pueden estar en la boca, la nariz, el intestino, las manos y la piel. Con mayor frecuencia se encuentran en las manos sucias, saliva de personas enfermas, heridas (rasguños, raspones, etc.), etc.
Los recipientes con desperdicios son una fuente muy importante de contaminación ya que se los deja durante varias horas a temperatura ambiente. Esto favorece el desarrollo de microorganismos, atrayendo de esta forma insectos y roedores. Las moscas, cucarachas, ratas, el viento pueden hacer que la basura llegue al alimento que preparó y de esta forma lo contaminen.

Los alimentos crudos son fuente de contaminación, se hallan normalmente contaminados con bacterias y parásitos. Hay que tener especial cuidado con las carnes rojas y blancas, los pescados y mariscos, los huevos y la leche cruda.

Una forma común de contaminación de alimentos es por el agua. Esto ocurre especialmente en aquellos lugares donde las verduras y frutas son regadas con aguas residuales.

Los insectos y roedores transportan gérmenes y suciedad en sus patas y cuerpos. Están siempre donde hay alimentos y basura. Recuerde que viven en alcantarillas, desagües, materia descompuesta, deposiciones, por lo que constituyen una importante fuente de contaminación.

Los pelos y plumas de animales domésticos, aun lo más limpios contienen un gran número de bacterias, siendo algunas de ellas patógenas (dañinas).

El suelo es un reservorio tan rico en nutrientes que muchos microorganismos y parásitos desarrollan fácilmente en él.
El aire en sí mismo es un medio hostil para los microorganismos. Pero puede convertirse en un excelente medio de dispersión y transporte para ellos, especialmente a través de las corrientes de aire.

Cómo eliminar las fuentes de contaminación

A la hora de eliminar posibles fuentes de contaminación de alimentos, tenga en cuenta lo siguiente:
-       Evitar que se acumule basura en la cocina o en el patio de su hogar y mantener los cubos de basura siempre bien cerrados y limpios.
-       Evitar que los perros, gatos y pájaros estén cerca de los alimentos que elabora y/o consume.
-       Lavar adecuadamente sus manos antes de preparar la comida y cada vez que estas se contaminen
-       Controlar adecuadamente la existencia s de insectos y roedores
-       Lavar correctamente frutas y verduras.
-       Ubicar en la nevera los alimentos listos para comer en el estante superior y los crudos en el estante inferior.
-       Evitar toser y estornudar sobre los alimentos.
-       Proteger los alimentos para evitar que el polvo se deposite sobre ellos y los contamine.

sábado, 13 de agosto de 2011

LOS MAYORES


Vivimos en una sociedad demasiado apresurada, acelerada y competitiva, donde se ha perdido el valor de la importancia de ser mayor. No hay tiempo que perder para escuchar el "patrimonio" del saber hacer de las personas mayores ("un viejo que muere, es una biblioteca que arde"). Si la juventud escuchase a las personas mayores, ganaría tiempo y conocimiento al oír la voz de la experiencia y de la sabiduría.

En las sociedades occidentales modernas, sólo hay tiempo para actuar, y actuar en el sentido de ser productivo y competitivo, si no es así, la persona se convierte en un peso social. Esto, naturalmente, afecta a las personas mayores en su proceso de envejecimiento que empieza a los 65 años, edad habitual de la jubilación. La persona mayor, con la jubilación, puede empezar a sentirse un ser inútil porque es éste el valor transmitido por los códigos sociales de los medios de comunicación a los más jóvenes.

Una visión equivocada

Hay personas que piensan que un profesional jubilado en lo único que debe pensar es en los viajes del Imserso y no de seguir tratando de poner su experiencia al servicio de la sociedad. La profesión de cada jubilado no se pierde por el hecho de estarlo. La jubilación es una situación laboral que no elimina el que, por ejemplo, un abogado, un médico, un maestro, un fontanero, etc deje de serlo.

No existe la profesión de jubilado. Pensar que una persona jubilada debe arrimarse a un lado despojándole de su profesionalidad, es, no sólo una soberana necedad, sino una falta de respeto. La juventud y los jóvenes adultos no dan valor al mayor porque entienden que está desfasado de la realidad sociocultural.

Las consecuencias

A nivel físico, psicológico y social, la persona mayor sufre las consecuencias de este hecho, de ser marginado. Por un lado, su cuerpo pierde el valor que tuvo: ya no es competitivo, ya no tiene "belleza". La propia visión del anciano sobre su cuerpo, como un cuerpo con menos vigor, hace que éste tenga menos cuidados. 

En la familia, el papel del anciano, ha venido sufriendo algunos cambios a través de los tiempos, lo que ha dado origen a la aparición de nuevos problemas de salud mental. La persona mayor que debería ser una figura venerable y poderosa en la familia, ha pasado, en la mayoría de las mismas, a ser un peso. En otra época, el anciano tenía el principal papel en la familia, como transmisor de experiencias, conocimiento y sabiduría. Actualmente, la sociedad ha colocado al anciano "en la estantería", olvidando que fue él quien construyó la riqueza y la prosperidad de esa sociedad.

Las alteraciones de la movilidad, la percepción y de la cognición, llevan al anciano a considerarse socialmente como "inactivo" porque los más jóvenes, inculcan que únicamente quien trabaja es digno de participar en la construcción social. Esta es la excusa para no asumir la responsabilidad de proporcionar a los ancianos aquello a lo que ellos tienen derecho: más y mejor cuidado, es decir, la manutención de la autonomía de los ancianos enfermos y su reinserción social en todos los casos en que sea posible y deseable.

La depresión

El anciano que interiorice, bien sea el sentimiento de inutilidad, bien el sentimiento de "invalidez", tendrá un sentimiento de baja autoestima y desarrollará esquemas de tristeza, ansiedad y otras enfermedades mentales. A pesar de existir cada vez más trabajos científicos sobre la depresión, la misma en el anciano, ha sido poco investigada. Existen patologías frecuentes que son omitidas por las clínicas, como la depresión, incontinencia, anemia, sordera, déficit de visión, caídas o reacciones adversas a medicamentos.

Uno de los motivos de la depresión, es el hecho de que el anciano sufre grandes carencias afectivas, además, se añade a esto el hecho de que no son valorizados socialmente. Todo esto va minando su psique, y se traduce en una apatía cada vez mayor, a lo que se junta la falta de incentivos sociales, pues parece que los políticos se olvidan siempre de los programas prometidos para la "tercera edad".

Se olvidan que el Anciano quiere participar en la actividad de gobernación de su país, bien sea socialmente activo, bien socialmente productivo. Los ancianos quieren simplemente continuar haciendo cosas de interés real, estimulando el cuerpo, la mente y el espíritu y que, al mismo tiempo, les dé un lugar en la sociedad.

El papel de la familia

Es en la familia donde se debe producir el cambio social fundamental, en el sentido de dar al anciano el valor que éste tiene. Es en la familia donde se debe comenzar a dar más atención al anciano. La familia no puede ver al anciano como un peso. ¿Acaso ellos no serán algún día viejos? Es la responsabilidad de la familia, no del Estado, volver a dar VALOR al Anciano, como ser creativo, responsable y contributivo para la mayor valía de la familia.

El anciano tiene un papel primordial que llevar a cabo, por ejemplo, con sus nietos. A los nietos puede transmitirles sus experiencias de vida, sus conocimientos e intercambiar con ellos las necesidades afectivas, de comunicación y de interacción. Sólo así, se establecen los lazos intergeneracionales. Tener un anciano en la familia debe ser un privilegio.

En la familia el anciano satisface sus necesidades de filiación, de altruismo y de intercambio de cultura. La familia como institución debe desarrollar todas las potencialidades del anciano, tanto a nivel psicológico, como a nivel afectivo, social, económico y espiritual. Por lo tanto, es en ella donde se desarrollan todos los procesos importantes de la vida de una persona. La familia debe cambiar con los tiempos, pero ese cambio debe ser siempre, cada vez más dignificante para las personas mayores.

domingo, 7 de agosto de 2011

LOS ALIMENTOS Y EL FRIO

La refrigeración es uno de los métodos de conservación de alimentos más utilizados en la actualidad. La mayoría de las personas cuenta en su hogar con una nevera. Por ello es conveniente saber cuál es la acción del frío no solo sobre los alimentos sino también sobre las bacterias para poder comprender el importante papel del frío en la conservación de la calidad e inocuidad de los alimentos para sacarle el máximo beneficio al frigorífico.

La temperatura

La refrigeración utiliza temperaturas que están comprendidas entre los 0°C y los 5°C. Las bacterias se desarrollan y multiplican más rápidamente entre los 5°C y los 60°C. Este rango de temperatura es conocido como zona de peligro Este es un método temporal de conservación porque retarda el crecimiento y multiplicación de las bacterias tanto patógenas como saprofitas, hongos, levaduras y también retarda las reacciones enzimáticas que ocurren en los alimentos.

Por lo tanto una nevera que opere entre los 0°C y 5°C evitará por medio de estas bajas temperaturas que las bacterias se multipliquen de manera rápida y de esta manera los alimentos mantendrán sus cualidades por un tiempo más prolongado. Para ello es esencial que siempre recuerde chequear la temperatura y el correcto funcionamiento de la nevera

Reglas

A pesar de la gran variedad de alimentos que se puede comprar, elaborar o consumir el seguimiento de unos pocas reglas básicas de almacenamiento en frío nos servirán no solo para prolongar la vida útil de sus alimentos sino también para evitar la contaminación cruzada. Se debe tener en cuenta lo siguiente:

-       No pretender que la nevera haga más de aquello para lo que fue diseñada.
-       Una nevera en óptimo estado de funcionamiento puede retrasar el desarrollo de los microorganismos y de sus toxinas, pero no conserva los alimentos para siempre.
-       Los alimentos deben refrigerarse tan pronto como sea posible, ya que el frío impide que la mayoría de las bacterias desarrollen y multipliquen.
-       Hay que evitar la contaminación cruzada no sólo durante la elaboración sino también durante el almacenamiento.
-       Es importante mantener los alimentos crudos y sus líquidos lejos de los alimentos de alto riesgo.

La ubicación de los alimentos

Es muy importante saber cómo se debe ubicar correctamente los alimentos en la nevera. Para ello hay que tener en cuenta lo siguiente:

-       Controlar la temperatura de su nevera. Debe estar por debajo de los 5°C.
-       Mantenerla limpia y ordenada.
-       Acondicionar correctamente los alimentos que ubica en la misma.
-       Ubicar los alimentos listos para comer en el estante superior y los alimentos crudos en el estante inferior.